viernes, 9 de febrero de 2018

FUI

Fui su “para todo" y su "casi nada",
su "cero a la izquierda", su baratija,
su desliz, su aventura más prolija,
su "sí pero no", su puerta cerrada.

Su "ni", su Penélope congelada,
la mujer que jamás le dio una hija,
fui su “más o menos” sin que él lo exija,
su apuesta menos riesgosa y errada.

Su inversión más barata, su “hasta luego”,
su olvido, su omisión, su desmemoria;
un edén que crecía sin su riego.

Los ojos más hermosos de ese ciego,
la pasión más sencilla de su historia;
la perfecta escalera hacia su ego.

1 comentario:

Jorge Curinao dijo...

Belleza contundente en cada verso, como el sol caído entre las hojas.